Tito Livio Racagni, agrimensor y maestro

A Tito Livio tuve la oportunidad y el honor de conocerlo siendo docente ayudante en el Departamento de Agrimensura de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad de Córdoba. Sus colegas lo llamaban “el maestro”, dando a entender una condición superior a instructor de una materia. Era considerado: maestro de la vida.

Distinguido profesor de Geodesia – profesor consulto de la Universidad -, hoy en pasividad, cuenta con todos los honores académicos que un docente puede aspirar. En su vida profesional fue Director de Catastro de la Provincia de Córdoba, máximo cargo público profesional al que uno puede acceder como agrimensor. Se lo recuerda en esa institución, entre otros logros, por su iniciativa de descentralización del Catastro y la consecuente creación de las delegaciones catastrales. Prestigió el cargo de Director al que supo honrar.

Dibujante eximio, las mensuras realizadas por él certifican la máxima calidad que se pueda obtener, son ejemplo y norte a seguir. Fue miembro fundador de la empresa Consagra, junto con otros destacados profesionales cómo los profesores agrimensores Víctor Hansjürgen Haar y Sebastiano Bartaburu. La citada empresa fue pionera y excepcional para su época. Dedicada a tareas cartográficas y catastrales, ha desarrollado su trabajos en muchos provincias de Argentina.

No muy alto, de barba tipo candado, los años le habían raleado su pelo en la época que lo conocí. Elegante, sobrio, gentil, hombre de corbata o pañuelo vistoso al cuello, mostraba un significativo y particular señorío. Su atractiva personalidad generaba admiración entre todas y todos sus colegas.

Racagni, además de sus calidades docentes y profesionales, es un lector infatigable y poseedor de una amplia cultura. Religión, filosofía, literatura, política y artes o temas de la realidad cotidiana podían ser motivo de inacabables conversaciones. El razonamiento profundo, fundado y un análisis cuidado dan prestigio y autoridad a sus palabras.

Racagni fue gremialista. No en el significado vulgar de desprestigio que a veces le asignamos a la palabra. En cambio, un profuso defensor de la actividad profesional de agrimensor. La Agrimensura fue su pasión, la razón de su vida y lucho por ella a costa de beneficios políticos o personales, reconocimiento social, o económicos circunstanciales. Fundamentó infatigablemente con inteligencia, conocimiento y pasión la carrera de Agrimensor.

Escritor excepcional, en sus trabajos y publicaciones podemos observar, además de importantes contenidos técnicos, la mejor calidad y giros de la lengua escrita.

Maestro, realmente maestro, coherente con sus valores morales, a veces intransigentes, admirado y envidiado, polémico, es sin duda una personalidad relevante de la Agrimensura de Córdoba a la que puso su sello.

Gracias por tener el honor de conocerlo, muchas gracias por las tardes de intercambio de ideas, muchas gracias por darme la oportunidad de leer sus escritos y escuchar sus sabias palabras .

Honor y gloria al “agrimensor y maestro”.

Etiquetas:

Categorías: Catastro

Autor:José María Ciampagna -

profesor, agrimensor, ingeniero, aficionado a la fotografía, escribidor, informático, blogero, aspirante a cocinero y otras yerbas .....

Para Suscribirse:

Puedes suscribirte a nuestro Blog por medio de RSS, Facebook, Linkedin, o Twitter haciendo click en los siguientes iconos:

4 comentarios en “Tito Livio Racagni, agrimensor y maestro”

  1. Consuelo Racagni
    12 mayo, 2012 a 19:39 #

    Ciampagna soy Consuelo Racagni hija menor de Tito Livio, recuerdo su nombre porque mi papá lo ha nombrado en casa muchas veces, de modo muy agradable hacia su persona; realmente lo que ha escrito es sumamente halagador, de un reconocimiento sumamente honorable. Lamento no haber podido acceder antes a semejante escrito, para poder acercárselo, hubiese sido para él profundamente gratificante. Lamentablemente el 4 de mayo ha fallecido. Muchas gracias, un abrazo.

    Me gusta

    • José María Ciampagna
      12 mayo, 2012 a 19:58 #

      Hola Consuelo, te recuerdo cuando alguna vez lo alcancé a Tito Livio a la casa. Eras una pequeña. Aunque es difícil de creer, preguntaba siempre por él y me contaron que había perdido el habla. Me hubiera gustado visitarlo, pero a decir verdad no me animé. En el Congreso de Agrimensura avisaron de su fallecimiento y lamenté ser cobarde. Siempre tuve la esperanza que hubiera leído mi escrito.

      Mis condolencias para vos y toda tu familia.

      Me gusta

  2. laura rita Racagni
    8 mayo, 2012 a 13:38 #

    profesor Ciampagna:agradezco en nombre mio y de todos mis hermanos sus hermosas palabras de papa, pues es un recuerdo que adquiere mayor dimension ahora que lloramos su ausencia,fue un viejito lindo y sabio y fue un tesoro tenerlo tantos años.gracias, muchisimas gracias..laurita racagni.(lauriracagni@hotmail.com)El suyo fue un privilegio y el nuestro tambien.

    Me gusta

    • José María Ciampagna
      12 mayo, 2012 a 20:02 #

      Hola Laura:

      Le manifiesto mi pesar por la triste noticia. Lo hago extensivo a toda su familia.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: