Esperanza

La casa que vivimos estaba antes ocupada.

No sólo quedaban los fantasmas.

Nuestra vida no empieza cuando nacemos. De cara a la nueva vida, el tiempo y lugar en que lo hacemos no son asépticos.

Cuando crecemos siguen en nosotros y están en nuestras entrañas.

Allí  estaban: ratas, alimañas, rinocerontes, polvo, mugre, ruinas, hongos, humedad, plantas en las paredes, vestigios de pintura, junto a los fantasmas.

Pero, también estaban el bello paisaje, el sol y su tibieza, las frutas, el agua y el vino, las estrellas, los hermosos pájaros volando, el aire limpio para respirar profundo, el amor de nuestra madre, el cansancio de nuestro padre, las sonrisas de los abuelos, las lecturas de sabios libros.

Todos  ellos, entremezclados, a veces escondidos, allí estaban; en la vieja casa donde nacimos.

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s