La historia de Suam, jefe de la tribu Suami

“La historia de Suam, jefe de la Tribu Suami”

Había una vez un hermoso solar en una tribu indígena propiedad de uno de los más valientes guerreros. El lote tenía dos hectáreas y media, rodeado por árboles, en uno de sus lados, bordeaba el río Izauel que zigzagueaba a lo largo del hermoso valle Patuel. De suave declive mirando al río, de ubicación central, con buena tierra para la agricultura y el pastar de animales, tenía un pequeño bosque de hermosos alerces en su lado sur.
Suri “el grande” era su dueño. Había ganado con honor su Tierra en las guerras contra los indios gajeles. Buen guerrero, sin duda, con fuerte personalidad en el campo de batalla, en contraste tenía hábitos pendencieros, ademas era bebedor y mujeriego. El lado obscuro de su modo de vida, pronto lo llevó a vender su premio por problemas de licenciosos gastos. Los reclamos de los acreedores eran cuantiosos, y pensó enajenar su solar para solucionar el problema. Pronto descubrió que no cubría sus compromisos con el valor de la tierra. Sin embargo, también observó que varios eran sus potenciales compradores. Sin muchos escrúpulos y en búsqueda de nuevas aventuras decide vender su propiedad dos veces. Suri pensó utilizar el dinero de la venta para pagar sus deudas y que todavía le quedaría resto para nuevas aventuras. Una mañana arregló con uno de los compradores y por la noche se lo vendió a otro. A la mañana siguiente cerró sus deudas, junto sus cosas, algunos de sus trofeos de guerra y decidió marcharse de la tribu en búsqueda de nuevos horizontes. Así lo hizo y desapareció, definitivamente.
El viejo Suam, jefe de la tribu, tuvo que enfrentar serios problemas por la acción de Suri. Luego de largos años de disputas, luchas y guerras internas entre los inocentes compradores pudo resolver el problema. Juró que nunca le volvería a suceder tan amargo trago. Llamo a su hechicero y le pidió consejo. El brujo recomendó, que a futuro, los predios solamente se podrían vender tomándolo a Él como testigo. Anotaría todas las ventas en los pergaminos de piel de cabra y se evitaría el problema para siempre. En aquella época había nacido el registro de la propiedad. Nunca más hubo doble ventas en la Tribu Suami.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s