Marta, Pedro y Yo

Yo, Pepe C. , maté a Marta Arias.

A Marta la conocí hace diez años, un 3 de Marzo por la tarde en Round Point, un bar de la Avenida Libertador de Barrio Norte en Buenos Aires. Me la presentó Pedro Farías, un viejo compañero del colegio secundario. Morocha, interesante, alta, de tez oscura, ojos negros que reflejaban con frecuencia ciertos pensamientos turbios de su profesión. Médica siquiatra, con seguridad de las mejores, había ganado premios internacionales con trabajos sobre “Acciones violentas en las mujeres esquizofrénicas”. Profesora de la Universidad, vestía trajes sastres, con un toque moderno, de tonos grises que combinaba con camisas de colores claros de tono pastel.

Maldigo aquel día, me enamoré, cambio mi vida ese amor. Fue la segunda vez que alguien penetraba las fortalezas de mi corazón. No eran inexplicables mis muros, solo respondían a mecanismos de defensa.

Pasión, angustia, desesperación, inseguridad, miedo, sexo, odio, amor alternaban esa enfermiza relación. No había palabras para describir y explicar todos esos sentimientos.

Diferentes, muy diferentes, a pesar de todo logramos ser felices. Juntos luchábamos por la vida y por más amor. Aunque, negros y blancos extremos alternaban aquellos momentos de pasión.

Que pasó, como sucedió, todavía busco la explicación. Habrá sido Pedro, o el era otra víctima igual que Yo. Juntos, frente al cadáver, nuestra mirada se cruzó. Sucedió un inexplicable estado de compresión .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s