El cuento de la buena pipa

Hace muchos años cuando era niño, un tío me contaba el cuento de la buena pipa. Después, pasado  el tiempo, yo también contaba el famoso cuento a otros niños. Con seguridad, de generación en generación, se va propagando.

El cuento nos enseña el nunca acabar. A la pregunta inicial:

– ¿Sí querés que te cuente el cuento de la buena pipa?-

Volvemos a preguntar repitiendo antes la respuesta de nuestro gentil interlocutor y agregando la misma pregunta:

-¿Querés que te cuente el cuento de la buena pipa?-

Tomemos un ejemplo:

Yo no te dije  -Sí – ( si “Sí” fuera la respuesta), te dije:

-¿Sí querés que te cuente el cuento de la buena pipa?-

Con el tiempo nos damos cuenta que nuestros gobernantes nos siguen contando el cuento de la buena pipa, ¿Pensaran que somos niños todavía?, o peor, !Quizás lo somos … !

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s