Haciendo espacio en las ciudades

Mapa de ciudades de Angel

Este  post es la traducción de un artículo del diario digital “The economist” de Londres escrito por  L.S. el  28 de enero del 2013.

El trabajo realizado de traducción fue hecho en virtud de la importancia que atribuimos al tema de la creciente migración y crecimiento de las ciudades y la necesidad de generar y promover discusión sobre el problema y sus posibles soluciones en nuestro ámbito.

El artículo comenta el trabajo del profesor Shlomo Angel  y su libro: “El planeta de las ciudades”.  A continuación del artículo mencionado, de manera adicional, agregamos  un resumen del libro que se encuentra en el sitio web del Lincoln Institute of Land Policy.

En los dos párrafos siguientes, transcribimos los vínculos a los dos escritos citados a los cuales se puede acudir en búsqueda de la fuente original.

.

– El vínculo al artículo del diario “The Economist”, en inglés, es:

http://www.economist.com/blogs/freeexchange/2013/01/urbanisation

.

– El vínculo al resumen del libro de Angel, también en inglés, es:

https://www.lincolninst.edu/pubs/2094_Planet-of-Cities

.

A continuación, nuestra contribución:

.

Ubanización

Liberación de espacio

28 de enero de 2013, 18:12 por L.S./ Londres

Mapa de ciudades de Angel
Mapa de ciudades de Angel – Lincoln Institute

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Los datos de crecimiento, desempleo, producción industrial  son un rico suministro para comparar países. Pero si los economistas quieren analizar y contrastar ciudades, para poder continuar  tienen al menos que considerar que  la mayoría de la información no está estandarizada y por lo tanto es difícil de comparar. Esto es un problema dada la rápida urbanización del mundo y el peso de las ciudades en constante crecimiento económico: la ONU prevé que la población urbana se duplicará entre 2010 y 2050, de 2,6 mil millones a 5,2 mil millones.

Un nuevo libro se ha escrito sobre como remediar este déficit en cierta manera, el título es: “El planeta de las ciudades”, y fue escrito por Shlomo  Angel (*). El autor es profesor de planificación urbana en la New York University. Para hacer “una modesta contribución a la ciencia de la ciudad”, el Sr. Angel y sus colegas generaron una gran cantidad de datos comparables sobre temas tales como: expansión urbana, densidad de población y  espacios abiertos.

El Sr. Angel y su equipo han logrado estos resultados mediante el desarrollo de ingeniosos métodos para analizar imágenes satelitales detalladas. En otras palabras, los investigadores hicieron que las computadoras contaran los pixeles para calcular cosas como la fragmentación de las grandes ciudades (es decir, aquellas ciudades con una población de más de 100.000, de los cuales había unas 4.000 en todo el mundo en 2010, ver el mapa). Para ver cómo estas ciudades han cambiado con el tiempo, los investigadores seleccionaron 120 de ellas y observaron  dos conjuntos de imágenes de satélite, una de 1990 y otra de 2000. Y para un subconjunto representativo de 30 ciudades hicieron comparaciones que se remontan a 1800 por digitalización y adecuaciones del tamaño de los mapas antiguos.

Algunos de los resultados son predecibles. Tanto la población urbana y la cobertura del suelo urbano han crecido entre 1990 y 2000 (un 1,6% y 3,66%, respectivamente  en la muestra global de 120 ciudades). Las ciudades más grandes son ahora “policéntricas”, lo que significa que ya no tienen un solo distrito central de negocios. Y a pesar del rápido crecimiento de las ciudades en el siglo 20 (seis veces en la muestra representativa de 30 ciudades), la cobertura total del suelo urbano es todavía pequeña en el mundo: cubre menos de la mitad del uno por ciento de toda la superficie de la tierra en 2010.

Sin embargo, otros resultados son sorprendentes, en particular, los que sugieren la existencia de “leyes urbanas” que parecen de aplicación  para todo el mundo. En promedio, las ciudades de todos los tamaños de población están creciendo a la misma tasa. Las densidades de población han estado en declive desde hace más de un siglo-y no sólo en los países ricos, donde muchas ciudades se han extendido. También parece ser una norma global que la mitad de la huella de una ciudad no se construye. Y la distribución de ciudades dentro de un país determinado en efecto sigue la “ley” que George Zipf, un investigador americano, descubrió en la década de 1940: que la ciudad más grande es siempre el doble de grande que la segunda, tres veces más grande que la tercera más grande, y así sucesivamente.

Utilizando los resultados de este tipo (y las previsiones de población de la ONU) Angel es capaz de predecir cuánto crecerá la cobertura mundial de la tierra urbana en los próximos decenios. Suponiendo conservadoramente que las densidades de población urbana disminuirán en un 1% por año (el número real desde 1900 fue de alrededor de 1,5%), la superficie cubierta por las ciudades triplicará a 1,34% de la superficie terrestre del planeta en 2050. Sin embargo, este promedio bajo es algo engañoso: 29 países verán más del 10% de su superficie cubierta por las ciudades, incluyendo Gran Bretaña, Italia y el Líbano. Y en los países en desarrollo, donde la mayoría de urbanización se llevará a cabo y la densidad de población es probable que disminuya más rápidamente, la cobertura del suelo urbano puede crecer más de seis veces.

El libro, sin embargo, es mucho más que un ejercicio interesante de estadísticas urbanas. Angel no oculta su agenda: quiere demostrar que el movimiento de la gente en las ciudades no se puede parar, tratando de frenar la urbanización e incluso detenerla producirá todo tipo de efectos secundarios desagradables, según él,  incluso subir los precios de la vivienda -lo que perjudica más a los pobres. Seúl, que estableció una zona verde protegida en 1971, es un ejemplo de ello. En 1990, la familia media en la capital de Corea del Sur tuvo que pagar diez veces su ingreso total para comprar una vivienda básica.

En lugar de copiar estos esfuerzos para limitar la expansión urbana, como algunos ecologistas proponen, las ciudades de rápido crecimiento en los países en desarrollo deberían seguir el ejemplo de Nueva York y Barcelona, dice el Sr. Angel. En el siglo 19 las dos ciudades decidieron prepararse para un rápido crecimiento. En 1811 el consejo de la ciudad de Nueva York aprobó un plan que permitía construir en todo Manhattan e incluyó para la isla la ya famosa red de calles. En 1859 Barcelona, hizo lo mismo con un concepto similar para expandir la ciudad en nueve veces.

Las ciudades de los países en desarrollo deben ser igualmente ambiciosas si quieren ser capaces de controlar a las masas de gente que vienen, dice el Sr. Angel. Se debe planificar una red arterial de carreteras no más de un kilómetro de distancia y que cubra un área lo suficientemente grande como para dar cabida a los recién llegados para los próximos 20 a 30 años. Y en vez de rodear la ciudad con un cinturón verde, deben proteger los espacios abiertos suficientes dentro de los límites de la ciudad.

Ambientalistas comprometidos y otros defensores de la contención urbana están seguros de rechazar a lo que el señor Angel llama “el paradigma haciendo espacio”. Pero él hace una argumentación sólida que plantea una forma mucho más realista de tratar con la urbanización y no de la construcción de nuevos muros en la ciudad, especialmente en los países en desarrollo. “Tan heroica y justificada puede ser”, escribe, “contener la inminente expansión urbana global es muy parecido a contener la marea.

* “El planeta de las ciudades”, por Shlomo Angel, Lincoln Institute of Land Policy, Cambridge, Massachusetts, 2012

—————————————————————————————————————————————————————————————————-

Abstracto del libro mencionado en el artículo (Encontrado en la página del Instituto Lincoln)

Cerca de 4.000 ciudades en nuestro planeta tienen una población de 100.000 personas o más, hoy en día. Sabemos sus nombres, ubicaciones y poblaciones aproximadas a partir de mapas y otras fuentes de datos, pero hay poco conocimiento comparable acerca de todas estas ciudades, y ninguna que se pueda describir con el mismo rigor científico. El planeta de ciudades, junto con su compañero de volumen, Atlas de la Expansión Urbana, contribuye al desarrollo de una ciencia de las ciudades basado en el estudio de todas estas ciudades juntas, no en abstracto, sino con el fin de preparar a ellas para su próxima ampliación.

El libro pone en tela de juicio los principios fundamentales del paradigma de contención familiar, también conocido como crecimiento inteligente, la gestión del crecimiento urbano, o la ciudad compacta, que está diseñado para contener la expansión urbana ilimitada, generalmente criticado como dispersión. Examina este paradigma desde una perspectiva global más amplia y demuestra que es deficiente y prácticamente inútil en el tratamiento de las cuestiones centrales que ahora  enfrentan las ciudades en expansión fuera de Estados Unidos y Europa.

En su lugar Shlomo Angel propone como alternativa el Paradigma de “crear espacio” que trata de llegar a un acuerdo con la esperada expansión de las ciudades, sobre todo en los países en rápido proceso de urbanización en Asia y África, y hacer los mínimos preparativos necesarios para la expansión en vez de buscar contenerla. Este paradigma se basa en cuatro proposiciones:

1. La expansión de las ciudades con crecimiento de la población urbana no puede ser contenido. En cambio, debemos dejar espacio suficiente para darle cabida.

2. Las densidades de una ciudad deben permanecer dentro de un rango sostenible. Si la densidad es demasiado baja, se debe permitir que aumente, y si es demasiado alta, se le debe permitir declinar.

3. La estricta contención de la expansión urbana destruye las casas de los pobres y pone las nuevas viviendas fuera del alcance de la mayoría de la gente. Una vivienda digna para todos sólo puede garantizarse si la tierra urbana es abundante.

4. A medida que las ciudades se expanden, los terrenos necesarios para la vía pública, redes de infraestructura pública y espacios abiertos al público deben asegurarse de antemano al desarrollo.

La primera parte del libro explora la urbanización planetaria en una perspectiva histórica y geográfica, para establecer una perspectiva global para el estudio de las ciudades. Esto confirma que estamos en el medio de un proyecto de urbanización que se inició formalmente a principios del siglo XIX, y ha llegado a su punto más alto, la mitad de la población mundial residiendo en zonas urbanas, y llegará a su fin posiblemente para finales de este siglo cuando la mayoría de la gente que quiere vivir en las ciudades se haya trasladado allí. Esta constatación da urgencia a la convocatoria para preparar la expansión urbana ahora, cuando el proyecto de urbanización se encuentra todavía en pleno apogeo, y no después, cuando ya será demasiado tarde para hacer una diferencia.

La segunda parte del libro trata de profundizar  la comprensión del fenómeno y por lo tanto disminuir el miedo a la expansión urbana, proporcionando detalladas respuestas cuantitativas a siete preguntas sobre las dimensiones y atributos de la expansión urbana:

1. ¿Qué son las extensiones de las zonas urbanas y cuán rápido se están ampliando en el tiempo?

2. ¿Cuán densas son las áreas urbanas  y cómo cambian con el tiempo estas densidades?

3. ¿Cuán centralizadas están las residencias y lugares de trabajo en las ciudades y tienden a dispersarse a la periferia con el tiempo?

4. ¿Cómo están fragmentadas las áreas urbanizadas de las ciudades y cómo cambian los niveles de fragmentación con el tiempo?

5. ¿Cuán compactas son las formas de las huellas urbanas y como cambian los niveles de compactación con el tiempo?

6. ¿Cuánta tierra requieren las zonas urbanas en las próximas décadas?

7. ¿Cuánta tierra cultivada se consumirá mediante la expansión de las zonas urbanas?

Al responder estas preguntas y explorar sus implicaciones para la acción, este libro ofrece un marco conceptual, datos básicos empíricos, y una agenda práctica necesaria para el manejo mínimo pero significativo del proceso de expansión urbana.

El volumen complementario, Atlas de la Expansión Urbana, fue también escrito por el investigador visitante del Instituto Lincoln Shlomo “Solly” Ángel con Parent Jason, Daniel L. Civco y Alejandro M. Blei.

El objetivo principal es aumentar la comprensión y ayudar a los residentes, responsables de políticas e investigadores de todo el mundo a llegar a un acuerdo sobre la expansión global urbana esperada en las próximas décadas.

Nota: La siguiente traducción fue realizada por J.M.Ciampagna y la contribución y corrección de Fabio Fortuni.

No es una traducción profesional.

No tiene fines comerciales, sólo de  difusión de los artículos mencionados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s