“… Y estamos dando vuelta sobre ellos.”

“… Y estamos dando vuelta sobre ellos.”

Así dijo mi mujer, inteligente y esclarecedora como todas las mujeres —aunque a los varones nos duela—, después de leer el artículo de Eduardo Fidanza: “El kirchnerismo no agota la historia”.

Y sí, en vez de discutir sobre ideas y programas de gobierno, seguimos tras la novela propuesta por la política actual. Es como que nos gusta el “pan y circo” (cita 1).

Ayer me preguntaba un amigo: ¿A quién vas a votar?, en vez de: ¿Qué programa vas a votar?.

Ante las próximas elecciones, veamos la propaganda política y solo figuran los nombres de candidatos. Los valores principales  en disputa de los carteles de la vía pública son: ¿Quién es más atractivo? ¿Quien tiene el publicista que usa mejor el “photoshop”?, ¿Cuál tiene el mejor quincho?, ¿Qué político tiene la sonrisa más convincente? y/o ¿Quién ocupa el espacio visible mayor?.

Lamentable, nos tratan de tontos.

Señores compatriotas: “Los dioses no existen y esta idea es anterior a la de la muerte de dios”

“Argentinos a las cosas”, diría Ortega y Gasset (cita 2).

Seamos inteligentes, superemos la discusión sobre los candidatos, no seamos mediocres (cita 3).

Como dice Fidanza: “…. Acaso hagan falta otras lecturas que sacudan a la sociedad de su modorra intelectual.”

O a no quejarse,  ¡Quizás tenemos los gobiernos que merecemos!.

Notas:

(1)  «Panem et circenses» («Pan y circo») (literalmente; «pan y juegos del circo») es una locución latina peyorativa de uso actual que describe la práctica de un gobierno para mantener tranquila a la población y ocultar hechos controvertidos, provee a las masas de alimento y entretenimiento de baja calidad y con criterios asistencialistas.

(2) En 1939, José Ortega y Gasset nos decía desde una conferencia en La Plata:

“¡Argentinos, a las cosas, a las cosas! Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos. No presumen ustedes el brinco magnífico que daría este país el día que sus hombres se resuelvan de una vez, bravamente, a abrirse el pecho a las cosas, a ocuparse y preocuparse de ellas directamente y sin más, en vez de vivir a la defensiva, de tener trabadas y paralizadas sus potencias espirituales, que son egregias, su curiosidad, su perspicacia, su claridad mental secuestradas por los complejos de lo personal”

(3) “La gente inteligente habla de ideas, la gente común habla de cosas, la gente mediocre habla de gente.” Frase célebre de Jules Romains (Louis Henri Jean Farigoule)

Etiquetas:,

Categorías: Cultura, Etcéteras

Autor:José María Ciampagna -

profesor, agrimensor, ingeniero, aficionado a la fotografía, escribidor, informático, blogero, aspirante a cocinero y otras yerbas .....

Para Suscribirse:

Puedes suscribirte a nuestro Blog por medio de RSS, Facebook, Linkedin, o Twitter haciendo click en los siguientes iconos:

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: