“Serascretum plinu”, versión 2

Hace un tiempo escribí este cuento (abril del 2012, https://elprofejose.com/2012/04/07/serascretum-plinu/.

En estos días lo estuve trabajando, renovando, y corrigiendo. A continuación publico la nueva versión:

“Serascretum plinu”

Serascretum plinu” decía el epitafio de la tumba bajo la sombra del tilo en el cementerio de Franckfurt. La imagen producía escalofríos. Pertenecía  al difunto Jhonatan Klausberg. La lápida de piedra gris, lisa, obscura, sin bordes tallados,  indicaba las fechas: 25 octubre 1893 – 10 noviembre 1922. Una simple cuenta de los años indicaba una vida truncada.

Jhonatan, de origen croata, había tenido una infancia dura según sus amigos. Desde  los siete años sufría de cataratas en sus ojos y de una persistente tos provocada por sus débiles pulmones. Sus padres, granjeros de las estepas, lo habían enviado por salud a lo de una prima que vivía en Franckfurt. El joven resultó estudioso, fue un lector infatigable, inteligente, comprometido, pero su aspecto y torpeza mostraba su debilidad física. De a poco, fue progresando en su carrera, se especializó en química y por sus logros fue captado por el departamento de biología de la Universidad. 

Jhonatan, a poco tiempo de su ingreso a los claustros universitarios, comenzó a trabajar junto al Dr. Frankl Hilderlberg, profesor, investigador y científico conocido posteriormente por el descubrimiento de la  fórmula de la triclericina spractum, un poderoso calmante, vacuna y antígeno para el tratamiento de la enfermedad de Ostërberg. Si bien referente de la medicina para el vulgo, en ciertos ambientes específicos como los pasillos universitarios, se comentaba que había usado los conocimientos y pericias de su ayudante –el Dr. Jhonatan Klausberg– como cimiento de su fama.

El principal murmullo manifestaba que Jhonatan había perdido paulatinamente la vista  hasta quedar finalmente ciego y Hilderberg había sacado provecho de la situación. La limitación visual de  nuestro personaje fue minando las posibilidades de transmitir sus investigaciones, como así también le impedía escribir sus propios informes científicos. Era notable la profunda envidia que producía la capacidad y los conocimientos de Jhonatan en el Dr. Hilderberg. Este último, de ambición desmedida, viendo la oportunidad y la debilidad de su ayudante maquinó la posibilidad de usurpar sus ideas para beneficio propio. El hecho era moralmente deplorable y  se sumaba a la tropelía de escribir textos y fórmulas simulando ayudarlo.

Pasado un tiempo, los fríos del invierno de los claustros universitarios fueron minando la salud de Jhonatan; su salud fue mermando hasta quedar totalmente ciego, quedó inválido y luego falleció de un infarto en 1922 en forma  prematura.

Cuando falleció Jonathan, Frankl había perdido la fuente de sapienza que lo había llevado a la fama, pero, la muerte de su ayudante se había llevado el secreto de su delito. Solo quedaban sospechas.

Luego de la muerte, Hilderberg perdió el realce científico en sus publicaciones. Las revistas le habían rechazado algunos papers por intrascendentes y los lectores notaron la decadencia manifiesta de sus trabajos en los pocos artículos publicados.

En el verano caliente de 1927, la manifiesta incompetencia de Frankl no lo dejaba vivir y lo traicionó. Sufría insomnios, despertaba en las noches sobresaltado. Sus miedos, las dudas producidas por sus faltas, sus pocas cualidades científicas y la transgresión de las ataduras morales inculcadas por sus padres no lo dejaban  tranquilo. Buscaba descargar afanosamente sus faltas y  liberar su conciencia. Fue así que mandó escribir en la lápida de Jhonatan la frase: “Serascretum plinu” buscando exculpar su pecado e ilusoriamente recuperar su estado anterior. Irracionalidad por donde se la mire, ¡quizás un grito desesperado para cambiar su destino! La frase la  escribió en  sánscrito antiguo. Un texto críptico para el vulgo que significaba: “Aquí yace el sanador de osos”.

En aquellos tiempos de principios de siglo, entre otras calamidades, la peste asolaba a Europa y la vacuna significaba la única esperanza de frenar las muertes provocadas por la terrible enfermedad. Se la conocía como dolencia de Ostërberg. Había tomado el nombre en virtud de que la mayor epidemia se había desatado en la ciudad homónima. Ostërberg significaba: “el lugar de los osos” en alemán antiguo. 

Cuando se descubrió el significado del epitafio en la tumba de Jhonatan, Frankl había muerto también  y el hecho de  su muerte había borrado las críticas sobre sus desvíos. De forma inexplicable el género humano ante la muerte de un ser querido ignora los errores del difunto. Los allegados solo recuerdan lo bueno en virtud de suplir la pérdida con los recuerdos positivos. Así también, sin explicación posible, solemos los humanos compensar los reconocimientos no dados en vida.

Marie Oliver Temme fue elegida en el cargo universitario dejado por Frankl. Resultó ser una afanosa continuadora de los trabajos y la obra de Frankl y Jhonatan. Revisando papeles, tratando de descubrir el entramado científico de la documentación heredada, en la búsqueda de fundamentos de nuevas líneas de pensamiento, confirmó las sospechas sobre el Dr. Klausberg. Los pocos papeles que había dejado Jonathan mostraban el origen y descubrían al verdadero autor de la vacuna. Además, semanas después,  buscando un libro de epistemología encontró un llamativo diccionario de sánscrito y recordó el texto escrito en la tumba cuando la había visitado. Intrigada,  investigó y tradujo el significado de las llamativas líneas escritas que había registrado su memoria fotográfica. La frase revelaba la verdad,  describía al auténtico merecedor de los créditos del remedio de la enfermedad. Frankl había sido descubierto por la eminente doctora.

La peste, después de dos años, había pasado. Fue entonces cuando Oliver Temme hizo público el secreto; la declaración explícita del Dr. Hilderberg en reconocer en la  tumba de su ayudante al descubridor de la vacuna. Ella había puesto las cosas en su lugar y se evitaba cualquier duda.

La ciudad de Ostërberg, en reconocimiento a Jonathan, luego de consensuar en el concejo municipal la ordenanza correspondiente erigió en su honor un monumento de bronce en el costado sur de la plaza principal. La obra fue encargada a un renombrado escultor local. El artista concibió dos figuras, una de mayor tamaño que la otra. La mayor representaba un hombre de pie pensando y la otra figura menor, deslucida, sentada y anotando el dictado de la principal. En la figura de pie los ojos labrados en el bronce no tenían las cavidades de las pupilas. Eran de un hombre ciego.

Al pie del monumento está escrita la leyenda “En honor al pensador y científico Jhonatan Klausberg”.

Cabe mencionar que los parientes de Hilderberg  nunca perdonaron el accionar de Marie Oliver Temme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s