¿Por qué el mundo necesita estar listo para la próxima generación de barrios marginales?

“Why the world needs to get ready for the next generation of slums” es un artículo de

Yasuyoshi Chiba, publicado en internet en:

http://transitions.foreignpolicy.com/posts/2014/08/15/why_the_world_needs_to_get_ready_for_the_next_generation_of_slums

La importancia que tiene este texto en inglés, me llevó a realizar una traducción (como siempre; no profesional) que expongo a Ustedes. Lo hago como contribución para la toma de conciencia del problema y su solución, y dirigido especialmente a nuestros políticos tan ajenos a la realidad. Parece ser que los asentamientos informales se acrecentará en los próximos años, no solo en Argentina, sino en el mundo, y este artículo llama a estar preparados.

El artículo en cuestión:

¿Por qué el mundo necesita estar listo para la próxima generación de los barrios marginales?

Favela Brasil

Favela Brasil

Las personas que viven en barrios marginales no tienen una vida fácil para empezar. Últimamente, sin embargo, los políticos han estado haciendo todo lo posible para hacer las cosas aún más complicadas. Hace unas semanas el gobierno venezolano comenzó a desalojar un infame barrio marginal de 45 pisos de Caracas, la “Torre de David”, la re-ubicación de los residentes de vivienda del gobierno fuera de la ciudad. A principios de julio, unas semanas antes, un millar de habitantes de tugurios en Islamabad se encontraron enfrentando la policía anti-disturbios cuando intentaban protestar por los planes del gobierno paquistaní para desalojarlos de sus hogares (“katchi adabi” asentamientos). Por la misma época, un gobierno local en la India aprobó los planes para construir la primera de 10.000 nuevas “acomodaciones transitorias” para los habitantes de tugurios desplazados. Eso siguió con una campaña brutal contra la barriada de Bombay en mayo, cuando las autoridades demolieron más de 100 casas de familia, lo que obligó a más de 600 residentes a ir a las calles.

Así  parece que el conflicto sobre los barrios pobres está aumentando, y es por esto: La urbanización del mundo se está acelerando. En 1950, sólo el 29 por ciento de la población mundial vivía en ciudades; en ese entonces,  eran aproximadamente 742 millones de personas. Hoy en día, más de la mitad de la población mundial – más de 3,5 mil millones – son habitantes de ciudades. Eso puede sonar como un cambio dramático, pero no se ha visto nada todavía. Aproximadamente 70 millones de personas se trasladan a las ciudades cada año, y la gran mayoría de ellos, por lo general,  terminan en asentamientos urbanos ilegales o informales. Según estimaciones de la ONU, en el 2050, un tercio de la población mundial vivirá no sólo en ciudades, sino en barrios pobres.

El crecimiento de los tugurios es un poco como el cambio climático: Sabemos que está sucediendo. Sabemos que es importante. Pero no hay, hasta ahora, nadie que tenga una respuesta.

Los políticos tienden a ver los barrios pobres como un mal necesario, un problema mejor contenido a través de la coacción o de respuestas ad hoc. Los expertos señalan, sin embargo, que hay una manera racional para hacer frente a la próxima oleada de urbanización: Planear para ello. Si las ciudades están preparadas para anticipar y reconocer la afluencia inevitable de migrantes urbanos, los barrios pobres podrían no ser tugurios.

Los barrios marginales se caracterizan por mala construcción, plomería inadecuada, y una escasez severa de servicios públicos. “Favelas” en sí es, a los ojos de algunas personas, una mala palabra – o al menos una de esas con connotaciones negativas que el estigma de ser un “habitante de los barrios de favelas” puede reducir las perspectivas de los residentes, empujándolos a los márgenes de la sociedad. Las autoridades de la ciudad por lo general permiten que las barriadas crezcan, no administradas y desatendidas,  luego reaccionan a los problemas derivados por el desalojo o el desplazamiento de los residentes o proceden a demoler sus casas. (La foto de arriba muestra a una madre e hija que fueron expulsados ​​de sus hogares en una favela de Río de Janeiro antes de la Copa del Mundo.) Gracias a la creencia errónea de que los migrantes de tugurios se mudarán a una vivienda mejor una vez que han echado raíces, las ciudades tienden a descuidar las iniciativas de vivienda pública o de bajo costo que podrían ayudar a los pobres recién llegados. “El problema de la aceptación de los barrios marginales es una manera de desaconsejar la planificación hacia el futuro”, dice Larry English, un experto líder en el desarrollo urbano de la organización humanitaria Homeless International. “La idea de que la gente de los barrios pobres están en transición -. Es un estado de pereza de pensamiento” (Hablé con él y  otros expertos citados en este post en una reciente conferencia en Dubai organizado por el grupo filantrópico Geneva Global y la Fundación Legatum.)

English explica que la actitud de laissez-faire hacia los barrios pobres surgió en la década de 1970 y 80, cuando los planificadores de la ciudad comenzaron a “tomar a los barrios pobres como una alternativa popular a los asentamientos previsto formalmente – una solución en lugar de un problema.” Esto hizo que muchos gobiernos reconozcan las favelas como asentamientos legales – en sí una mejora significativa respecto a los enfoques anteriores – pero les permitió dejar que las cuestiones de desarrollo en un segundo plano hasta que los movimientos políticos de la comunidad exigen “actualizar” los servicios públicos e infraestructura. Es una solución que tiene poco sentido económico, dice English, y señaló que la actualización de los tugurios existentes cuesta cinco veces más que si se hubiera planeado antes de que ocurriera el asentamiento.

Algunos países, como Sudáfrica, han sido proactivos en la mejora de los tugurios existentes y la planificación de los futuros migrantes. Pero otros, como la India, están luchando para hacer lo mismo. Según Pramod Nigudkar del Comité de Comunidades de Desarrollo en la India, el 52,5 por ciento de las personas en Mumbai viven en barrios marginales que ocupan sólo el 9 por ciento de las tierras de la ciudad. Aunque la migración a la ciudad ha disminuido ligeramente, la ciudad todavía no se ha preparado para las aproximadamente 60.000 personas que se desplazan cada año. En el año 2000, el Gobierno del Estado de Maharashtra ha reconocido los tugurios existentes como “legales”, pero aún tienen que hacerlo para los más nuevos. El enfoque actual favorece la contratación de constructores privados para “sanear” la tierra – que a menudo implica el desalojo o la re-ubicación de habitantes de tugurios, y, según Nigudkar, la ciudad ha hecho muy poco en el camino de la planificación para el futuro de la migración urbana.

De lo que se trata es del sistemático  abandono de los habitantes de tugurios, que continúan siendo  tratados por las ciudades como forasteros. En la conferencia de Dubai, los participantes describen las muchas oportunidades que los habitantes de tugurios ofrecen a las ciudades que se unen. Ellos ofrecen nuevos mercados para productos y servicios. Muchos son ellos mismos necesariamente emprendedores, y, en masa, contribuyen a la “economía de aglomeración”, reducir los costos, facilitando las necesidades de infraestructura, y que proporcionan la mano de obra. Pero independientemente de lo que traen, habitantes de barrios marginales son, ante todo,  seres humanos que tienen derecho a los derechos humanos básicos y un mínimo de respeto por parte de los gobiernos.

Como Janice Perlman, erudito y autor de Favela: Four Decades of Living on the Edge, en Río de Janeiro, explicó, el problema esencial es que las ciudades no están pudiendo tratar nuevos migrantes urbanos como personas con los mismos derechos. “Creo que el verdadero problema es que no tienen las mismas opciones que cualquier otra persona en el lugar donde viven”, explica. “Todo es cuestión de legitimación por  la comunidad como gente de clase trabajadora con la igualdad de protección, la igualdad de derechos, y que puedan vivir como lo desean.”

Listo o no, los migrantes urbanos están llegando. Y una vez que llegan, ¿No tiene sentido tratarlos como seres humanos con todos los derechos y las responsabilidades correspondientes al igual que los habitantes de la ciudad que llegaron antes que ellos?

YASUYOSHI CHIBA/AFP/Getty Images

Nota:

Hemos traducido a la palabra inglesa “slums” como: tugurios, asentamientos informales, favelas, barrios pobres.

Etiquetas:,

Categorías: Sin categoria

Autor:José María Ciampagna -

profesor, agrimensor, ingeniero, aficionado a la fotografía, escribidor, informático, blogero, aspirante a cocinero y otras yerbas .....

Para Suscribirse:

Puedes suscribirte a nuestro Blog por medio de RSS, Facebook, Linkedin, o Twitter haciendo click en los siguientes iconos:

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: